Cuando el Wrangler se hizo pick-up: así es el Jeep Gladiator

viernes, 30 de noviembre de 2018



Tras mucho anticiparla, esta es la Jeep Gladiator, no solo el retorno del nombre, sino también, la pick-up del Wrangler.
Se especuló durante muchos años con que Jeep iba a crear una pick-up basada en el Wrangler. Esta semana se terminaron las teorías y la marca norteamericana la presentó en el Salón de Los Ángeles 2018. Su nombre es Gladiator, que es retomado de la pick-up de los años 60. Más, tras el salto.

Basada en la cuarta generación del Wrangler, la Jeep Gladiator retoma la historia de la marca norteamericana en el universo de las pick-ups. Conserva las mismas mecánicas que aquel, pero ahora las combina con una caja de cargas que permite una capacidad máxima de 725 kilogramos. A su vez, todos los paneles son desmontables al igual que en el Wrangler.

El equipo de diseño ha mantenido la legendaria parrilla de siete barras del modelo del que deriva, pero esta vez más anchas con el objeto de aumentar el flujo de aire y ayudar al motor, característica importante con el incremento de la capacidad de remolque. La parte superior de la distintiva parrilla está suavemente reclinada para mejorar la aerodinámica.


Las versiones Overland y Rubicon ofrecen, como opción, faros delanteros y antiniebla LED que proporcionan una nítida luz blanca y se suman a la moderna imagen de la Gladiator. Los vehículos que están equipados con LEDs cuentan también con luces de circulación diurna que forman un halo alrededor del perímetro exterior de los faros delanteros. En la parte trasera, las tradicionales luces cuadradas presentan unos opcionales LED y dan paso a una apertura de la puerta trasera ensanchada para facilitar la carga de objetos en la batea. La puerta trasera, con cierre eléctrico, cuenta con amortiguación y tres posiciones de apertura.

En el diseño del área de cargas, se puso especial atención en inteligentes soluciones funcionales y en la racionalización del espacio. La iluminación bajo los rieles de la caja, una fuente de alimentación eléctrica externa cubierta (400W 115 voltios y enchufe de tres clavijas) y los fuertes amarres integrados son algunos ejemplos. El opcional sistema de gestión de la carga Trail Rail proporciona nuevas alternativas para la colocación y la organización de los objetos transportados.


El techo blando premium Sunrider, exclusiva en este segmento, muestra un sencillo mecanismo de apertura y ayuda a reducir el ruido provocado por el viento. Con ella en la posición intermedia o completamente abierta se puede acceder fácilmente al interior. Dispone de varias sujeciones que se deslizan por un rail para simplificar el desmontaje del cristal trasero.

Las Gladiator Overland y Rubicon comparten la opción de techo duro en tres piezas del color de la carrocería. Existe también otra opción de techo duro negro, también en tres piezas, disponible para todos los acabados. Los paneles modulares Freedom y los cierres mejorados facilitan la operación de desmontaje e instalación de los techos. Todos ellos, además, cuentan con una ventana trasera que se desliza de forma manual.

A su vez, proporciona la legendaria capacidad todoterreno de Jeep gracias a dos avanzados sistemas 4x4. El sistema Command-Trac 4x4, de serie en las Gladiator Sport y Overland, cuenta con una caja de transferencia de 2 velocidades con relación final de 2.72:1 para la reductora y con la tercera generación de ejes rígidos Dana delanteros y traseros con una relación de 3.73 para el eje trasero.

En la Gladiator Rubicon, el sistema Rock-Trac 4x4 incorpora la tercera generación de ejes delanteros y traseros de alto rendimiento Dana 44, y una reductora (4LO) con relación final de 4:1. De serie, la relación de los ejes delantero y trasero es 4.10. También estándar son los diferenciales con bloqueo electrónico Tru-Lok.


Adicionalmente ofrece una articulación y un recorrido total de la suspensión mejorados con la ayuda de una barra estabilizadora electrónicamente desenchufable, un elemento exclusivo en este segmento. Con la transmisión manual de 6 velocidades, consigue una impresionante relación de ascenso (crawl ratio) de 84.2:1. Con la transmisión automática de 8 velocidades es de 77.2:1. Un diferencial trasero de deslizamiento limitado Trac–Lok en las versiones Sport y Overland proporciona torque extra y agarre en situaciones de baja adherencia o terreno resbaladizo, tales como manejo sobre arena, piedras, nieve o hielo.

El motor naftero será solo el Pentastar V6 de 3.6 litros entrega 285 cv de potencia y 350 Nm de toque y con el sistema Stop-Start (ESS, por sus siglas en inglés) como equipamiento de serie. Está acoplado a una transmisión manual de seis velocidades de serie, mientras que una nueva transmisión automática de ocho velocidades se ofrece en opción. FCA también ofrecerá un motor EcoDiesel producido por VM Motori de 3.0 litros que rinde 260 cv y 600 Nm de torque, asimismo con sistema Stop-Start (ESS) de serie. Una nueva transmisión automática de ocho velocidades también viene de serie y está diseñada para gestionar el incremento del torque.

Video: Jeep Gladiator