Salón de Buenos Aires 2017: Renault Kwid

lunes, 12 de junio de 2017



Renault oficializó al Kwid producido en el Mercosur en el Salón de Buenos Aires 2017.
La única novedad regional develada en el Salón de Buenos Aires 2017 fue el Renault Kwid, el nuevo citycar de la marca del rombo que se produce en Brasil y que comenzará a ser vendido en la región a lo largo del segundo semestre. Lleva un motor 1.0 SCe de 66 cv de potencia. Más info, tras el salto.


Con la desaparición del Clio Mío (ver nota), la oferta de acceso de Renault en el Mercosur estaba deshabitada hasta la semana pasada, cuando la marca del rombo presentó en el 8º Salón Internacional del Automóvil de Buenos Aires al Kwid, un producto que si bien no será su reemplazante directo, tomará la posta de aquel modelo como el más accesible de la gama.

Según Renault el Kwid es un "SUV compacto urbano", aunque en los papeles esto realmente sea una jugada de marketing como también lo fue en su momento llamar así al Sandero Stepway. El Kwid utiliza una nueva plataforma mundial de la Alianza Renault Nissan, conocida como CMF-A, con cerca de un 80% compuesto por nuevas piezas, desarrolladas por Renault Tecnología Américas para el mercado brasileño y latinoamericano.


Renault también divulgó las cotas del Kwid Mercosur, que en algunas se acercan al modelo que se produce en India (ver nota). En comparación con aquel, el Kwid Mercosur tiene 3.680 mm de largo (0,1 mm más largo), 1.474 mm de alto (- 105 mm), 1.586 mm de ancho (+ 108 mm) y una distancia entre ejes de 2.423 milímetros (0,1 mm extra). La marca destaca además que cuenta con 180 mm de despeje al suelo e incluso se anima a dar ángulos de ataque y salida, que son de 24º y 40º respectivamente.

Lo otro que se destaca del Kwid es el baúl, con 290 litros queda como el citycar regional con el mayor volumen de cargas del segmento A, aunque son 10 litros menos que en el Kwid asiático. Con el asiento trasero rebatido, el volumen llega a 1.100 litros. El depósito de combustible, va a tener 10 litros más que en el Kwid indio (de ahí lo que se perdió en baúl), llegando así a 38 litros de capacidad. A su vez, comparte un 40% de las piezas con el modelo producido en Asia, siendo el 60 restante de fabricación regional.


Por dentro se destaca la posición de manejo elevada (324 mm respecto al suelo), un factor que muchos consumidores en el Mercosur apreciarán. En materia de equipamientos, al menos en Brasil (donde ya comenzó la preventa) tendrá cuatro niveles: Life, Zen, Intense e Iconic. El primero tendrá de serie pre-instalación para radio, llantas de acero estampado con tazas plásticas de 14 pulgadas  e indicador de paso de marchas (GSI). 

El siguiente escalón suma aire acondicionado, dirección eléctrica, levantavidrios eléctricos delantero, bloqueo centralizado, y es un opcional aparte la radio AM/FM/Aux-In/USB/Bluetooth. y de serie en el nivel Intense. Por último, el nivel Iconic suma o reemplaza sobre el Intense: espejos eléctricos, faros antiniebla delanteros, sistema multimedia con pantalla táctil de siete pulgadas Media Nav 2.0 con navegador y Driving ECO2, cámara de retroceso, llantas de acero estampado con tazas plásticas Flexwheel de 14 pulgadas y apertura eléctrica del baúl.


Más adelante, en 2018, se sumará a la gama del Kwid una versión Outsider que agregará una estética aventurera con llantas de aleación, ópticas con máscara negra y barras de techo longitudinales. Algo que será común a todos los Kwid será la dotación de seguridad de serie: cuatro airbags (dos frontales y dos laterales delanteros cabeza/tórax), frenos ABS, anclajes ISOFIX y TopTether para sillas infantiles, cinco apoyacabezas y cuatro cinturones inerciales de tres puntas, con central trasero de dos.

Según la marca "el Kwid producido en la región fue proyectado para superar los niveles de seguridad exigidos por la legislación y en relación con el modelo que se vende en otras regiones, tiene una estructura de carrocería ampliamente reforzada por barras de protección en las cuatro puertas y ejes de alta resistencia alrededor del habitáculo". Esta declaración viene a consecuencia de los malos resultados que obtuvo en pruebas de impacto en India (ver nota). Renault do Brasil estima que el Kwid regional tendrá un desempeño superior. Habrá que esperar que Latin NCAP lo compruebe con sus evaluaciones.


Kwid estrena en América el motor SCe (Smart Control Efficiency) de 998 cc, con tres cilindros, 12 válvulas, doble comando de válvulas (DOHC), distribución por cadena y block de aluminio. Este nuevo impulsor tiene una potencia de 66 cv a 5.500 rpm, mientras que el torque máximo es de 92 Nm a 4.250 rpm. 

Va asociado a una transmisión manual de cinco relaciones (llamada SG1) y según los primeros datos cuenta con un consumo en ciclo mixto de 6,5 l/100 km. El peso en orden de marcha (de la versión entrada de gama) es de 798 kg, lo que representa un incremento de 118 kilogramos en comparación a la versión producida en India. Según la marca, esto serían todos refuerzos estructurales extra. Las suspensiones son McPherson en el eje delantero y de eje rígido en el trasero.


Por último, el Kwid fue desarrollado por el Tecnocentro Renault, en Francia, junto con Renault Tecnologías Américas, uno de los centros de ingeniería estratégicos que la marca tiene en el mundo. En cuanto al diseño, Kwid es producto del Centro de Diseño de la marca en Francia en conjunto con Renault Design América Latina (RDAL), el único estudio de diseño del Grupo en el continente americano.

Pasando a lo que todos están esperando, de momento no hay fechas, precios o definiciones de equipamientos para el Kwid en Uruguay, aunque está previsto que su llegada al mercado local se pueda dar antes de que el 2017 llegue a su fin. En cuanto tengamos más información al respecto, la comunicaremos como ya es costumbre.