Prueba: Fiat Mobi Easy On 1.0

viernes, 22 de diciembre de 2017



Probamos al más pequeño de la gama Fiat en el Mercosur, el Mobi. Evaluamos a la versión más equipada, la Easy On.
Uno de los lanzamientos más esperados del 2017 pasó por nuestro garage. Durante una cuatro días y por más de 760 kilómetros evaluamos al Fiat Mobi, el nuevo citycar de FCA que llega desde Brasil en dos versiones. A continuación la prueba completa de la variante tope de gama Easy On.

Con la desaparición del Uno Fire en el Mercosur a finales del 2013 (ver nota), el primer escalón de la gama Fiat había quedado deshabitado. Si bien durante un tiempo estuvieron productos como el Nuevo Uno (ver primera impresión) o los Palio Fire (ver lanzamiento) llenando ese espacio, en ningún momento FCA (Fiat Chrysler Automobiles) había intentado bajar del segmento B al A.

Tras los primeros rumores de dos proyectos en el Mercosur de citycars regionales como terminaron siendo los Renault Kwid y Volkswagen up!, Fiat decidió tomar un camino diferente y desarrollar uno de cero sin utilizar ninguna variante europea como podrían ser los 500 o Panda, por ejemplo. Lo que la firma italiana proyectó fue un segmento A pensado en los países latinoamericanos desde el vamos.


Conocido como Proyecto X1H, el Mobi apareció en abril del año pasado (ver nota) con la tarea de colocar a Fiat en el sector más accesible del mercado. Comparte la plataforma 327 de la que se valen todos (sí, todos) los productos de la marca sin ser el Argo ni la Toro, pero conservando solo el parallamas (panel entre el habitáculo y el motor) que usan. El resto de los componentes estructurales son todos nuevos y desarrollados de cero para este modelo y al igual que otros Fiat, se produce en la planta brasileña de Betim.

En Uruguay comenzó la venta en agosto de este año, con las primeras unidades arribando un mes más tarde (ver lanzamiento). Llegó en dos versiones llamadas Easy y Easy On, ambas equipadas con el motor del Uno más accesible de Brasil pero de segunda generación, un 1.0 cuatro cilindros de 73 cv de potencia. Los precios van desde los U$S 11.690 del primero a los U$S 12.890 del más equipado, que a su vez es el que entró hace algunas semanas atrás a nuestro garage para ser evaluado y cuyo análisis se transcribe a continuación.


Exterior

El estilo del Mobi puede no ser del gusto de todos los paladares por ser un diseño bastante polarizante, aunque hay que reconocerle que es original. No es un producto que siga un patrón italiano de estilo como otros Fiat, sino que tiene la impronta de FCA Latam, comandado por Peter Fassbender, padre también de la Toro así como de la dupla Argo y Cronos. Por eso si empezamos a mirarlo en detalle, al citycar le encontraremos varios puntos en común con aquellos modelos.

Comenzando por el frontal, que sigue ese trazo de la parrilla y ópticas que se está repitiendo en los últimos lanzamientos de la marca y que en Europa solo se ve en la gama del Tipo. En el Mobi es más tosco y menos elegante. Desde que vi esta producción fotográfica de los colegas argentinos de Miura Mag (ver foto) no puedo parar de ver el casco de un Stormtrooper de Star Wars en los Mobi cuando vienen de frente. Y creo que ustedes tampoco podrán evitarlo después de leer esto.


En la parte baja del paragolpes delantero este Easy On tiene faros antiniebla compartiendo el espacio con las luces diurnas, mientras que el Easy solo lleva las diurnas, simulando tener antinieblas. El perfil, en tanto, tiene algunas diferencias si lo comparamos con otros citycars rivales así como también con otros productos de la propia Fiat. No se le parece a ningún otro.

En el caso de esta versión Easy On que es la más equipada de las dos, las llantas son de aleación de 14 pulgadas y van montadas sobre neumáticos Pirelli Cinturato P1 en medida 175/65 R14. En el Easy, entrada de gama, se mantiene el tamaño, pero en lugar de aleación usa unas llantas de acero estampado con tazas plásticas.


En la zaga Fiat decidió equipar al Mobi con un portón de cristal templado, al igual que los BYD F0, Geely LC o Chery QQ, por ejemplo. No es del mismo grosor que otros vidrios porque es una pieza con 5 milímetros de espesor, pero sí es poco amigable para tocarlo cuando el auto quedó detenido mucho tiempo al sol, dado que no tiene un tirador físico para abrirlo. Pese a esto, es el sector que más me gusta de todo el diseño. Además ahorra 6 kilogramos de peso respecto a un portón tradicional.

En relación a las cotas, mide 3.566 mm de largo, tiene 2.305 mm de entre ejes y cuenta con 1.501 mm de alto. Para tener una referencia con el Uno, que recordemos, comparte plataforma con el Mobi, el más chico de los Fiat es 245 mm más corto, 10 mm más alto, 3 mm más angosto, y cuenta con una batalla 71 mm más acotada que aquel.


Interior

Puertas adentro es donde el Mobi tiene menos estilo propio, ya que muchos elementos se comparten con el Uno, como ser los volantes, selector de cambios, equipo de audio o comandos de aire acondicionado, solo por citar algunos ejemplos. Es otra forma que tiene la marca de hacer que los costos para el público sean más accesibles y también se simplifique el catálogo de repuestos. Más allá de esto, logra un estilo más agradable y simpático que el exterior.

En relación a la calidad, también está a la par de la que tiene el Uno. Si bien todos los plásticos son rígidos, en el tacto parecen haberle puesto algo de cariño ya que juegan con diferentes texturas y entramados para darle un poco de diseño. De todas formas siguen quedando algunos puntos a mejorar como los plásticos usados en las salidas centrales de ventilación o la tapa de la guantera, por citar los ítems más flojos.


La posición de manejo, en tanto, es muy parecida, por no decir idéntica a la de los Uno: bien alta. Y bajarla no es posible, porque la butaca del conductor es fija incluso en esta versión Easy On. Las únicas regulaciones son longitudinales y del respaldo, pero por suerte se puede ajustar el volante (un poco) en altura como premio consuelo. Más allá de las limitaciones que presenta, en líneas generales es fácil encontrar una posición en la que sentirse a gusto, aunque la butaca no es del todo cómoda y si fuera un par de centímetros más abajo sería ideal.

El instrumental es simple (similar al de los Uno, aunque no idéntico) con una pantalla de información digital en donde se pueden seleccionar muchas funciones para un modelo tan accesible: computadora de a bordo, odómetro parcial y total, hora, temperatura, indicadores de combustible, paso de marchas, velocímetro digital, y temperatura del líquido refrigerante del motor. Los relojes analógicos, en tanto, son dos: tacómetro y velocímetro.


En esta versión Easy On el equipo de audio es una radio (vista en los Jeep Renegade Sport, por ejemplo) denominada Connect con AM/FM/MP3/Aux-In/USB/Bluetooth, seis parlantes y mandos al volante. Tiene un funcionamiento correcto y su sonido es bastante bueno también, considerando que es un producto entry level. En el caso del Easy entrada de gama se vale de una radio JVC (instalada after-market por Fiat Uruguay) con AM/FM/CD/MP3/USB/Aux-In.

Pasando a las plazas traseras (a las que se accede con una puerta que abre hasta 75º), la realidad es que es más un cuatro plazas que cinco, al igual que pasa con todos los productos de este segmento. A lo ancho dos adultos van justos a lo ancho, mientras que a lo largo el espacio libre entre las rodillas de los ocupantes traseros con respecto a las butacas delanteras es escaso y a lo alto tampoco no sobra (casi) nada para las cabezas producto de la caída del techo. Con mi 1,80 m llego a rozar la cabeza, por ejemplo.


La plaza central cuando las dos laterales están en uso es inutilizable, además de que cuenta con piso alto, producto de un falso túnel de transmisión y carece de apoyacabezas también. En resumen, al igual que otros citycars, el Mobi es apenas habitable para cuatro adultos no muy altos y solo en distancias cortas, pero correcto y habitable para los que viajen en las plazas delanteras, que siendo realista, serán las más usadas.

El baúl por su parte, cuenta con 235 litros de capacidad que es correcta para el segmento A, ampliables si rebatimos el respaldo trasero en formato 60:40 hasta una capacidad no declarada por Fiat. Solo menciona el volumen hasta el techo que es de 282 litros. Un detalle a tener en cuenta es que es uno de los pocos citycars que permite rebatir el respaldo trasero en proporción asimétrica y no enteriza.


Algo que completaría un puntaje mejor sería que tuviera luz en el baúl, que debería ser algo que los fabricantes no se ahorraran más. Lo otro que ayudaría mucho es tener una apertura con algún botón del lado externo o en la llave, ya que para abrir el portón vidriado tenemos o bien que hacerlo desde el comando interno o introduciendo la llave en el tambor. Y la boca de carga tampoco es muy amplia que digamos.

Por debajo de la alfombra del baúl está el neumático de auxilio que es de la misma marca y medida que las cuatro titulares, es decir, una Cinturato P1 en medida 175/65 R14. Si bien la llanta es de acero estampado y no de aleación, lo que en realidad importa es poder llevar por si rompemos un neumático uno idéntico al resto. Bien por eso, Fiat.


Motor y transmisión

Yendo con la mecánica, todos los Mobi se impulsan gracias al motor 1.0 Fire EVO cuatro cilindros, ocho válvulas, de 999 cc de cilindrada que utilizaban los Uno más básicos en Brasil desde hace un buen tiempo, pero con una probada confiabilidad. Produce con una potencia de 73 cv a 6.250 rpm y un par máximo de 94 Nm a 3.850 vueltas. Va acoplado a una transmisión manual de cinco relaciones aunque en Brasil con el motor 1.0 Firefly (más moderno) de tres cilindros y 77 cv de potencia que ofrece también una opción de caja manual robotizada GSR (ver nota).

Se trata de una mecánica que tiene un funcionamiento ágil en la ciudad, silencioso y sereno que no transmite las vibraciones clásicas de la mayoría de los productos de este segmento que se valen de motores tricilíndricos. Tener un cilindro más también es tener menos vibraciones. A su vez va muy bien aislado, ya que recién por encima de las 4.500 vueltas se lo empieza a escuchar en el habitáculo. Esto es uno de los puntos mejor logrados del Mobi en comparación con otros rivales directos y que muchos sabrán valorar por sobre otros productos del segmento A.


Al igual que otros productos de origen Mercosur, no estamos ante una mecánica de última generación, aunque para las intenciones de un citycar, cumple de forma satisfactoria. Solo se lo percibe aletargado de por encima de las 4.000 rpm, donde la respuesta del 1.0 empieza a mostrar sus puntos más flacos. Pero en líneas generales tiene un funcionamiento que aprueba con buena nota si consideramos que la ciudad será su hábitat natural.

Es ideal para moverse en el tránsito, respondiendo con agilidad ante los pedidos del pie derecho, y va acoplado a una transmisión manual de quinta con relaciones más bien cortas, pero con un selector de recorridos largos que presenta un tacto algo impreciso y "pastoso". Incluso en más de una oportunidad algunas marchas como la reversa o 3ª se negaban a entrar. Es algo que ya es un problema recurrente de varios Fiat que probé hasta ahora y que debería solucionarse cuanto antes.


Fiat declara una velocidad máxima de 153 km/h y una aceleración de 14,6 segundos. No hay cifras de consumos oficiales como para contrastar los números que conseguí usando al Mobi, que dicho sea de paso, son muy buenos. Durante los días de prueba pude obtener en ciudad un promedio de 7,4 litros cada 100 km, en ruta unos bajos 5,0 l/100 km, mientras que en ciclo mixto la mejor cifra fueron unos 6,2 l/100 km.

El peso en orden de marcha declarado para esta versión Easy On es de 919 kg, mientras que el depósito de combustible cuenta con 47 litros de capacidad, es decir, bastante más que los clásicos 35 de la mayoría de los segmento A producto de compartir casi la misma capacidad que el Uno, pero apenas un poco menos que los 50 que Volkswagen declara en uno de los rivales más acérrimos del Mobi, el up!


Comportamiento dinámico

Al usar los mismos basamentos que el Uno, es inevitable recordar a aquel modelo usando al Mobi. Tiene muchos factores en común, al punto tal que uno se pregunta por qué FCA no buscó darle un diferencial mayor con su hermano mayor. Incluso hice el experimento de dejarlo dar unas vueltas a un amigo que tiene un Uno Attractive y su respuesta fue "de suspensiones es igual que el mío".

Y no es algo negativo. Al igual que en el Uno, para el Mobi Fiat logró un equilibrio de suspensiones que se lleva de maravillas con la detonada topografía urbana regional. Recordemos que si bien los productos globales son muy apreciados, los regionales tienen el valor extra de haber sido desarrollados solo para nuestros caminos y conocen a la perfección cuáles son los problemas que sufrimos de este lado del mapa a diario.


El esquema de suspensiones prioriza el confort de marcha, pero además fue pensado para que pueda lidiar mejor con pozos, calles adoquinadas y caminos en mal estado. Todo transmite esa solidez típica de los Fiat fabricados en la región. El despeje de 146 mm al suelo tampoco lo deja tocar en lomos de burro o pozos, permitiendo pasarlos con agilidad sin tener miedo a pegarle a nada. Haber usado al Uno como lienzo para desarrollar este chasis más pequeño es un ahorro de costos de ingeniería.

Pero también es una gran decisión que dejó al Mobi como uno de los citycars accesibles más cómodos para moverse en la ciudad porque va un poco más aplomado que el resto. El perfil 65 de los neumáticos también contribuye a ese andar tan suave y bien filtrado de las calamidades que tenemos en nuestra topografía. Solo en algunas ocasiones muy puntuales el eje trasero puede manifestar alguna sequedad mínima, pero nada que moleste ni comprometa el andar cómodo.


El impulsor, como había dicho en el apartado de "motor y transmisión" se desenvuelve con una buena respuesta en la ciudad, y la caja de recorridos cortos y tacto gomoso, busca la agilidad que el propio motor no tiene, pero también consigue lograr consumos reducidos, que en el tránsito urbano pueden rondar los 7 litros cada 100 km en promedio. En ciudad a unos 70 km/h, el Fire 1.0 trabaja en 5ª a unas lógicas 2.100 rpm.

La dirección está asistida hidráulicamente y cuenta con un diámetro de giro de 9,5 metros, que es correcto e ideal, haciendo que una maniobra de cambio de frente o de estacionamiento lleve un par de vueltas de volante. A su vez, en la ruta se la percibe bastante directa. La visibilidad general es correcta gracias a lo reducida que es la carrocería en dimensiones. De todas formas hacia atrás se ve complicada por la pequeña luneta que deja una perspectiva "cuasi de buzón" de lo que tenemos atrás.


Si bien más arriba elogié a la insonorización mecánica en un uso urbano, en la ruta también hay que hacerlo por lo bien aislado que va del viento pegando contra la carrocería. Pero de todas formas, los neumáticos elegidos -si el asfalto es muy rugoso- pueden transmitir algunas rumorosidades al interior que comprometen bastante el confort acústico. Pero eso es un problema recurrente de los Pirelli Cinturato P1 más que del Mobi en sí.

A la hora de encarar curvas rápidas las inclinaciones pronunciadas de la carrocería son las esperables en una carrocería alta y por el ajuste blando de sus suspensiones. Es fácil de corregir en esas situaciones y solo cuando aparecen vientos cruzados muy fuertes pueden manifestarse algunas mínimas sensibilidades, pero bastante mejor resueltas que en otros citycars rivales. No son productos para viajar a altas velocidades, sino que todos invitan a un manejo relajado y urbano.


El combo mecánico tiene un comportamiento correcto en lo veloz. Más allá de viajar a 110 km/h en 5º a 3.500 rpm, no se llega a escuchar al impulsor en el interior, y recién si rompemos la barrera de las 4.500 vueltas, se hará más presente en el habitáculo con un sonido no tan agradable. Por otra parte, el Mobi presenta una elasticidad en ruta bastante comprometida, producto de que sus recuperaciones de velocidad son bastante largas.

Y para eso tomé algunas mediciones que corroboren esto. Le toma unos justos 9,97 segundos ir de 80 a 110 km/h en 3ª, que es un tiempo mejorable, mientras que en 4ª o 5ª lograr ese aumento de velocidad se alarga hasta unos largos 12,54 y unos muy eternos 18,34 segundos respectivamente. Consejo: hay que bajar siempre a 3ª para hacer un adelantamiento con seguridad, tal y como sucede con otros productos de segmento A.


Equipamiento

Esta versión Easy On es la más equipada. Ofrece de serie: luces diurnas (DRL), respaldo trasero rebatible 60:40, dirección asistida, aire acondicionado, alerta de velocidad programada, apertura interna del depósito de combustible y baúl, pack eléctrico (levantavidrios delanteros y bloqueo), computadora de a bordo "My Car Fiat" con display LCD de 3,5", espejos retrovisores con regulación manual, volante regulable en altura, radio Connect (integrada al panel) AM/FM/CD/Aux-In/USB/Bluetooth con comandos al volante, retrovisores exteriores eléctricos con luz de giro integrada y función tilt down para estacionamiento, tiradores de puertas y retrovisores en color carrocería, faros antiniebla delanteros, alarma volumétrica y llantas de aleación de 14 pulgadas sobre neumáticos en medida 175/65 R14.


Es una dotación bastante lógica si consideramos el precio y además por la poca diferencia que hay entre los Easy y Easy On, a menos que tengamos un presupuesto muy ajustado, no se justifica pagar por el entrada de gama. Por U$S 1.200 más se gana todo esto sobre el Easy: radio Connect (de fábrica) AM/FM/CD/Aux-In/USB/Bluetooth con comandos al volante, retrovisores exteriores con luz de giro integrada y función tilt down para estacionamiento, tiradores de puertas y retrovisores en color carrocería, faros antiniebla delanteros, alarma volumétrica y llantas de aleación de 14 pulgadas sobre neumáticos en medida 175/65 R14.

Como siempre pasa, ausencias hay. En el caso del Easy On se echan en falta una regulación en altura del asiento del conductor, luz de baúl, apertura externa del portón trasero y levantavidrios eléctricos traseros, como los ítems que más se extrañan en esta versión tope de gama. Por el resto cumple bastante bien con su cometido y a igualdad de precios está un poco mejor equipado (en confort) que algunos de sus rivales.


Seguridad

La dotación de seguridad de todos los Mobi es igual sin importar la versión. Traen de serie: frenos ABS+EBD, doble airbag delantero, sistema de alerta de frenada de emergencia ESS, cuatro apoyacabezas, cuatro cinturones inerciales de tres puntas y central trasero de dos, así como también anclajes i-Size y TopTether para sillas infantiles. Quedan en el debe el quinto apoyacabezas y el cinturón inercial de tres puntas en la plaza central posterior.

Los frenos son de discos sólidos adelante y de tambores en el eje trasero. Su funcionamiento es solo correcto, manifestando cierta fatiga ante frenadas de emergencia y con cierta pérdida de la trayectoria, aunque con distancias correctas y siendo fácil de corregir con la dirección. La seguridad ante detenciones se complementa con el sistema ESS (emergency signal stop) que activa las balizas cuando la frenada es muy exigida.


Sin embargo en términos de estructura el Mobi no tiene una buena reputación. Obtuvo en las evaluaciones de Latin NCAP una estrella para la protección de adultos y dos para la de niños. En la prueba de impacto frontal la protección ofrecida a la cabeza y cuello del conductor y del acompañante fue buena, pero la del pecho del conductor fue marginal y adecuada para el acompañante. A su vez, las rodillas del conductor y la rodilla izquierda del acompañante ofrecieron protección marginal, ya que están expuestas a alcanzar estructuras peligrosas detrás del tablero mientras que las tibias del conductor y acompañante mostraron protección adecuada y buena. La zona del área de los pies fue considerada como estable y mostró una deformación insignificante. Pero en el impacto lateral si bien la cabeza mostró protección buena, el pecho mostró protección pobre, el abdomen débil y la pelvis adecuada. A su vez, la puerta trasera se desbloqueó durante el impacto.

Pasando a la protección de niños, el Sistema de Retención Infantil (SRI) del niño de 3 años no fue capaz de evitar movimientos hacia adelante durante el impacto frontal más allá del límite permitido. El dummy de 18 meses Q1.5 fue instalado mirando hacia atrás utilizando el cinturón de seguridad y su protección fue buena en el impacto frontal. La protección del dummy de 3 años Q3 fue pobre para a cabeza y cuello y débil para el pecho. En el impacto lateral, en tanto, ambos dummies recibieron protección buena durante el impacto lateral.


Precio, garantía y competidores

El Easy On probado cuesta U$S 12.890 y es el más completo de todos los Mobi. Un valor muy lógico para ser el mejor equipado, considerando que otros rivales pasan con holgura los 15 mil dólares para ir a buscar el modelo más deseado de la gama. En este sentido Fiat jugó una estrategia muy inteligente, en especial contra los citycars de origen chino, que rondan a precios similares.

El resto de la gama se compone por el nivel Easy a unos también muy competitivos U$S 11.690. La garantía es solo correcta, con 2 años o 50.000 kilómetros, algo que frente a los 3 años o 100.000 km de la mayoría de los rivales e incluso algunos con extensión de este período, la del Mobi queda algo justa. En este sentido la gama Fiat merecería un replanteo a la brevedad en este sentido.


El Mobi entra de lleno al segmento donde Fiat no tenía presencia, sacando de lado al 500 que jugaba en otra categoría más chic (ver prueba). Hoy este nuevo citycar juega a otro partido muy diferente, porque además esta franja del mercado cambió mucho desde la desaparición del primer Uno hace ya cuatro años y dos que ya no existe tampoco el Palio Fire.

Considerando que el modelo evaluado es el más caro de la gama, la competencia del rombo para este Mobi Easy On es la siguiente: BYD F0 1.0 GLX-i (U$S 11.990), Chana Mini Benni 1.0 A31A (U$S 11.590), Chery QQ 1.0 Luxury (U$S 11.490), Fiat Mobi Easy On 1.0 (U$S 12.890), Geely LC Music 1.0 (U$S 11.490), Renault Kwid Zen 1.0 (U$S 13.390), Renault Kwid Intense 1.0 (U$S 14.390), Suzuki Celerio 1.0 GLX (U$S 13.990), Volkswagen move up! 1.0 (U$S 14.500) y Zotye Z100 1.0 Elegant (U$S 11.450). Un detalle a tomar en cuenta es que a excepción del Kwid, ni el Mobi ni los otros mencionados aplicaron aún la suba de precios por Tasa Consular.


Conclusión

Habiendo desaparecido de la oferta local de Fiat el exitoso Uno Attractive, el Mobi llegó para ser el primer modelo de acceso a la gama así como también uno de los productos más accesibles del mercado uruguayo de marcas tradicionales, por no decir "no-chinas". Incluso esta versión Easy On probada cuesta lo mismo que en su momento valía el Attractive.

Este cambio dentro de la gama le generó dos tareas al más pequeño de los Fiat. La primera es tomar la posta de un modelo que llegó a vender en el 2016 algo más de 2.000 unidades comercializadas, siendo uno de los más vendidos del año pasado y posicionando a la marca como líder. La segunda es volver a ser el encargado de defender los colores de la casa italiana en un segmento donde no tenía participación desde la discontinuación de modelos como los Cinquecento y Seicento importados de Polonia.


Mobi dista mucho desde su concepción de aquellos productos, pero los retoma desde la simplicidad de uso, consumos frugales y un habitáculo más pensado para dos personas que para cuatro o cinco. Sus primeros volúmenes de venta se superpusieron con los del Uno más accesible y esto terminó repercutiendo en que Fiat tuviera que darle más espacio al recién llegado dentro de su gama.

Si tomamos en consideración que durante los primeros tres meses de comercialización (entre setiembre y noviembre de 2017), el Mobi registró 841 unidades vendidas (418 del Easy y 423 del Easy On), si se hace la proyección al primer año de vida comercial, el número podría ascender a unos números similares al del Uno, siempre y cuando las condiciones de mercado se mantengan estables. Es decir, el Attractive cumplió con reposicionar a Fiat en el podio, mientras que el Mobi ahora está trabajando para mantener ese lugar.


A su vez el Mobi tiene un par de rivales muy duros contra los cuales pelear, los Renault Kwid y Volkswagen up!. El primero arrancó pisando fuerte, pre-vendiendo en el mismo período que el Fiat más de 1.200 unidades, aunque con entregas postergadas que le generaron reclamos entre algunos clientes muy ansiosos. En el caso del Volkswagen, con un liderazgo cómodo de dos años que recién ahora comienza a ponerse en jaque ante la llegada de estos dos productos.

Fiat salió a batallar con el Mobi, aunque algunas flaquezas como su seguridad estructural y desempeño mecánico en ruta le hagan sombra ante algunos rivales directos. En contrapartida, el modelo de FCA busca afianzarse en el mercado gracias a precios competitivos, consumos reducidos, robustez mecánica y facilidad de uso en la ciudad, tres puntos que durante los años noventa le generaron tantos clientes contentos con sus Cinquecento. Habrá que ver si con estos argumentos el Mobi también logra en algún momento igualar a este ancestro polaco tan querido.



A favor
  • Agilidad en ciudad
  • Confort de marcha
  • Consumos reducidos
  • Equipamiento de confort
  • Relación precio/equipamiento
  • Robustez de las suspensiones
  • Suavidad del impulsor

En contra
  • Cinturón central trasero de dos puntas
  • Habitabilidad trasera limitada
  • Recuperaciones en ruta
  • Seguridad estructural
  • Sin quinto apoyacabezas
  • Tacto del selector de cambios



FICHA TÉCNICA:

MOTORIZACIÓN
Cilindrada (cc) 999
Número de cilindros: 4
Número de válvulas: 8
Relación de compresión: 12,15:1
Diámetro x carrera (mm): 70,0 x 64,9
Inyección: indirecta multipunto
Potencia máxima (cv/rpm) 73/6.250
Torque máximo (Nm/rpm) 94/3.850
TRANSMISIÓN
Caja de velocidades manual de cinco relaciones
Tracción tracción delantera
DIRECCIÓN
De piñón y cremallera con asistencia hidráulica
FRENOS
Delanteros: de discos sólidos
Traseros: de tambores
EJES - SUSPENSIÓN
Delantera: tipo McPherson con ruedas independientes, brazos oscilantes inferiores a la geometría triangular y barra estabilizadora
Trasera: semi-independiente con eje de torsión
NEUMÁTICOS
Dimensiones: 175/65 R14
Rueda auxiliar: 175/65 R14
PRESTACIONES
Velocidad máxima (km/h) 153
Aceleración 0/100 km/h (s) 14,6
Consumo (l/100km) Urbano: N/D - Carretera: N/D - Mixto: N/D
DIMENSIONES / PESO
Capacidad del baúl (l) 235
Peso en vacío (kg) N/D
Peso en orden de marcha (kg) 919
Largo total (mm) 3.566
Ancho total (mm) 1.633
Alto total (mm) 1.490
Distancia entre ejes (mm) 2.305
Capacidad del tanque de combustible (l) 47

Galería: Fiat Mobi Easy On 1.0 | Créditos: Autoblog y Diego Olivera (oliverafotografo.com.uy).

EQUIPAMIENTO:

EXTERIOR
Faros antiniebla delanteros
Llantas de aleación de 14 pulgadas
Luces diurnas (DRL)
SEGURIDAD
Alarma
Airbags frontales delanteros
Anclajes i-Size y TopTether para sillas infantiles
Apoyacabezas delanteros y traseros (dos delanteros fijos y dos traseros regulables)
Cinturones de seguridad inerciales de tres puntos (4) y central trasero abdominal (1)
Distribución electrónica del frenado (EBD)
Frenos ABS
Sistema de alerta de frenada de emergencia ESS
CONFORT
Alerta de velocidad programada
Aire acondicionado
Apertura interna del depósito de combustible y baúl
Computadora de a bordo "My Car Fiat" con display LCD de 3,5"
Dirección asistida hidráulicamente
Encendido automático de luces
Espejos retrovisores exteriores eléctricos con luz de giro y función tilt down para estacionamiento
Gear Shift Indicator (GSI)
Levantavidrios eléctricos delanteros
Radio Connect AM/FM/CD/Aux-In/USB/Bluetooth
Respaldo trasero rebatible 60:40
Volante multifunción regulable en altura

PRECIO Y GARANTÍA:

U$S 12.890. Garantía: 2 años o 50.000 km

COMERCIALIZA:

Sevel Uruguay S.A. Av Italia 5575. Tel. 26050740. Web: www.fiat.com.uy