Prueba: Hyundai Creta 1.6 Premium A/T

jueves, 9 de noviembre de 2017



Probamos al Hyundai Creta ahora proveniente desde Brasil en su variante Premium con la mecánica 1.6 de 123 cv.
Durante una semana y por más de 780 kilómetros evaluamos al SUV más chico de Hyundai, el Creta. Proveniente ahora desde Brasil, nos subimos a la versión Premium con transmisión automática y la mecánica 1.6 litros de 123 cv de potencia. La prueba completa de este modelo, a continuación.

Además de ser el nombre de una isla griega, Creta también es la denominación que Hyundai Motor Company eligió para su SUV para el segmento B, aunque de todas formas hay países en donde se lo llama ix25 o Cantus. Fue presentado en julio del año 2015 (ver nota) y su base, a diferencia de lo que muchos consideran como el sport utility del i20 (ver lanzamiento), este SUV usa la plataforma de los Elantra (ver lanzamiento) e i30 (ver lanzamiento), así como de su hermano mayor, el Tucson (ver lanzamiento) pero de segunda generación, es decir, el anterior.

Apenas cuatro meses más tarde arribó a nuestro país en dos versiones con transmisión manual de sexta y motor 1.6 de 123 cv proveniente desde la planta de Chennai, en India (ver lanzamiento). En marzo del año siguiente apareció la variante con una transmisión automática de seis relaciones (ver lanzamiento) asociada al equipamiento más completo de la gama entonces, llamado GLS Super Full Limited.


En el Salón de San Pablo de 2016 llegó la hora de la regionalización del Creta, producido en la planta de Piracicaba, Brasil (ver nota). Con algunos cambios estéticos y una mejora en los equipamientos disponibles en comparación a la variante producida en India, la marca buscaba posicionar a este SUV chico entre los líderes regionales, como ser los Ford EcoSport, Honda HR-V y Jeep Renegade.

Hace apenas unas semanas atrás, más en concreto, el jueves 19 de octubre, Hyundai Uruguay puso a la venta al Creta made in Mercosur en dos versiones denominadas Premium, con la única diferencia de la transmisión a elegir, una manual o una automática, en ambos casos de seis relaciones. Los precios van entre los U$S 31.990 y U$S 33.990 respectivamente (ver lanzamiento). Autoblog pudo probar por una semana y 782 kilómetros a la variante automática y la evaluación completa se transcribe a continuación.


Exterior

A diferencia de lo que están haciendo muchas marcas con los diseños de los SUVs de su gama, siguiendo un patrón de matrioshka, el Creta no es una especie de Tucson jibarizado, sino que tiene personalidad propia. Mientras los Santa Fe o Tucson apelan a los trazos redondeados, el más chico de los SUVs de la marca surcoreana va por un camino más tosco y robusto en términos de estilo, pero no por ello menos logrado.

En el frontal encontramos la clásica parrilla hexagonal de todos los Hyundai, que a diferencia del Creta que provenía de India, en el producido en Brasil presenta mayores dimensiones y una presencia de cromados un poco más notoria. El paragolpes delantero también fue rediseñado y luce un poco más agresivo que en el que se fabrica en la tierra de Apu Nahasapeemapetilon, gracias a un par de detalles: el estilo de los faros antiniebla y un aplique símil aluminio en la parte baja.


Visto en el lateral las diferencias son mínimas y se reducen solo a las llantas de aleación de 17 pulgadas de diseño atractivo y que en la unidad de pruebas van montadas sobre neumáticos Goodyear Efficientgrip SUV en medida 215/60 R17. Desde este ángulo, por el resto de los elementos, el Creta sigue siendo el ya conocido por el público uruguayo desde 2015. 

Por ejemplo, mantuvo en pilar A negro que simula un techo semi-flotante y en el sector trasero del perfil tiene un corte bastante peculiar de las ventanillas que le confiere un pilar C grueso, complicando la visibilidad en el ¾ posterior en cruces viales o queriendo estacionar sin valerse de la cámara de retroceso que es de serie en esta versión.


El sector trasero, al igual que el lateral, se conserva casi sin cambios en relación al modelo indio. Hyundai Motor Brasil tocó apenas un par de detalles en el remate como ser los paragolpes y algunos apliques que le otorgan un poco más de musculatura a la carrocería. Pero todo con mucha sutileza, porque a los ojos de cualquier mortal, el modelo sigue siendo idéntico al de 2015.

Pese a esas modificaciones de los paragolpes, que podrían presumir un aumento en el largo de la carrocería, en realidad las cotas se mantuvieron (casi) inalteradas. El Creta mide 4.270 mm de largo, 1.780 mm de ancho, 1.635 mm de alto, y tiene 2.590 mm de distancia entre ejes. Lo único que aumentó fue el alto en apenas cinco milímetros, lo que en criollo se traduce en un "estás igual".


Interior

Por dentro pasó por el mismo cirujano plástico que por fuera. Comparando con el Creta de India podríamos decir que no hubo cambios sustanciales ni dramáticos en términos de estilo ni calidades, Pero si entramos a buscarlos, los hay. Comenzando por estos últimos, hay que decir que si bien conserva los plásticos rígidos y algo rústicos de siempre, se nota un mayor esmero en los encastres y las texturas en el producido en el Mercosur. 

El Creta indio siempre tuvo un aspecto low-cost por dentro aunque su calidad era buena. Ahora el que llega de Brasil tiene un poco más de requinte. ¿En qué sentido? Muy simple. Las puertas cierran con la solidez de la de una bóveda bancaria y por tener burletes tan gruesos, a veces hay que hacer esta operación dos veces. A su vez, todas las teclas y perillas tienen un sonido y tacto muy alemán, así como también no se perciben grillos o crujidos estructurales, ni tampoco se ven piezas mal encastradas.


Sentarse al volante es una experiencia casi de déjà vu con otros SUVs de este segmento. La butaca va alta incluso en la posición más baja y la columna de dirección se puede ajustar tanto en altura como alcance. El resultado es una posición de manejo cómoda y elevada, aunque el cojín del asiento podría tener un par de centímetros más para apoyar mejor los muslos.

Hyundai decidió apostar para el instrumental del Creta por dos medidores analógicos tradicionales (tacómetro y velocímetro) junto a otros dos que indican la cantidad de combustible y temperatura del refrigerante dentro de un display LCD de 3,5" en el centro, junto a las informaciones de la computadora de a bordo. La lectura es perfecta en todos los casos y de noche la retro-iluminación blanca que tiene tampoco molesta al manejar.


En el centro de la consola está la pantalla táctil de siete pulgadas blueMedia con AM/FM/USB/Aux-In/Bluetooth, audio streaming, compatibilidad con Apple CarPlay y Android Auto, comandos por voz vía Siri y Google Now, además de la visualización de la cámara de retroceso. Se trata de un sistema multimedia con una buena facilidad de uso, interfaz veloz y las funciones justas y necesarias. Ojalá la veamos popularizada en más modelos de la marca de ahora en más.

Si bien tiene la dupla necesaria de la conectividad, carece de un navegador integrado. Y esto es un problema si salimos de las zonas más habitadas de Uruguay, ya que tiene muchas "zonas muertas" y no tan lejos de la capital, en donde la señal de los celulares no es la mejor. Por otra parte los mapas de nuestros amados smartphones se actualizan un poco más que los navegadores y a veces nos sacan un poco más rápido del problema de estar perdidos.


En la parte baja de la consola encontramos el aire acondicionado manual. Es cierto que por el precio esta versión ya debería contar con un climatizador automático (en tren de pedir, de dos zonas), pero en su defensa el funcionamiento del equipo es correcto e incluso cuenta con salidas de aire para las plazas posteriores, algo que ningún otro SUV chico ofrece.

Ya que las menciono, al igual que en otros SUVs de este segmento son una de las razones por las que los clientes los compran, por el espacio para viajar en familia. En el caso del Creta son plazas muy amplias para dos adultos de hasta 1,80 m de altura con otros dos de la misma estatura adelante, habiendo mucho espacio para las piernas y cabezas de los que viajen allí. El diseño casi cúbico de este modelo tiene su lógica si lo vemos desde adentro hacia afueraOtro punto práctico positivo es que las puertas abren bastante (casi a 90º) y son grandes tanto adelante como atrás.


Si miramos a la plaza central, si bien otro adulto más podrá ir sentado en el medio, ya no tendrá el mismo nivel de confort que aquellos viajando en las plazas laterales. Hay un mínimo falso túnel de transmisión así como un respaldo más angosto y duro. Pero para viajes de corta y media distancia no será algo problemático. Como punto extra de comodidad los respaldos van reclinados (aunque fijos) unos grados para esas siestas que se echan los más pequeños (y algunos más grandes también) cuando se aburren de viajar.

Para todos ellos también habrá seguridad como debe ser. Todos los Creta que se comercializan en Uruguay ahora ofrecen de serie cinco cinturones inerciales de tres puntas, cinco apoyacabezas y anclajes ISOFIX y TopTether para las sillas infantiles reglamentarias. Es decir, aprueba con muy buena nota tanto en habitabilidad como en seguridad y queda entre lo mejor del segmento en este sentido.


Con 431 litros de volumen, el Creta se coloca entre uno de los SUVs chico con mayor capacidad baúl. De no ser suficiente ese volumen se pueden abatir los respaldos traseros en partes asimétricas (60:40) para conseguir 1.425 litros de capacidad, dejando además una superficie plana con un piso de buena calidad plegable en mitades.

Por debajo va el auxilio con un neumático igual a los titulares e incluso con la misma llanta de aleación que las otras cuatro sobre las que va parado el Creta. Sí, tiene una rueda de 17 pulgadas guardada ahí e incluso le queda una capacidad de baúl bastante razonable. Aplauso, medalla y corona de laureles por esto, Hyundai. A los rivales que ofrecen ruedas galletita, a tomar apuntes de los surcoreanos.


Motor y transmisión

La planta impulsora usada por el Creta fue una de las cosas que se conservó en la mudanza de origen. Se trata del conocido motor 1.6 Gamma de Hyundai-Kia. Conocido internamente como G4FC, es el mismo que se utiliza en todos estos productos de estas dos marcas, sin repetir y sin soplar, van: Accent, Soul, Cerato, Elantra, i30, HB20, Rio, Veloster, Carens y Venga. Es un impulsor cuatro cilindros, inyección indirecta, distribución variable en la admisión VTVT, tapa de 16 válvulas, distribución por cadena y block de aluminio.

Con 1.591 cc de cilindrada eroga 123 cv de potencia a 6.400 rpm y un torque máximo de 156 Nm presente a las 4.500 vueltas. A nuestro mercado llega exclusivamente asociado a una transmisión manual o automática secuencial de seis relaciones, como es el caso de la unidad evaluada. En Brasil el Creta también ofrece una mecánica 2.0 litros de 156 cv de potencia que por ahora no se ofrecerá en nuestro mercado.


Ya conocido por su papel protagónico en otros productos de Kia o Hyundai, este 1.6 se presenta como una mecánica de funcionamiento correcto, silencioso y progresivo en los regímenes bajo y medio. Por encima de las 2.000 vueltas desarrolla su punto ideal, mientras que a medida que vamos acercándonos a las 3.500 rpm, se convierte en un propulsor más enérgico y vivaz.

Es una mecánica excelente para el uso urbano, especialmente por la rápida respuesta en la mitad del tacómetro. De todas formas, le cuesta un poco salir desde abajo, pero en contrapartida va asistido por las relaciones de la transmisión automática, que ayudan y aprovechan por igual al 1.6 bastante en este sentido, y que en ruta logran sacarle consumos dignos de mecánicas más pequeñas y frugales.


La transmisión automática es una clásica con convertidor de par y se destaca por su suavidad a la hora de pasar marchas. Permite pasar o bajar cambios desde el selector con el modo secuencial, pero una vez que alcancemos el régimen máximo, tomará las riendas por su cuenta. No es de las cajas más veloces del mercado, pero para el cometido familiar de este producto, sale bastante airosa en la evaluación y aprueba con buena nota.

Hyundai declara una velocidad máxima de 172 km/h, mientras que la aceleración de 0 a 100 km/h es de 12,0 segundos en esta versión con caja automática. La marca surcoreana no divulga sus cifras oficiales de consumo, pero en los registros de prueba, obtuve 9,2 litros cada 100 km en ciudad, 6,4 l/100 km en ruta, y 7,8 litros cada 100 kilómetros en el ciclo combinado. Las de ciudad y mixto son cifras normales para un motor 1.6, pero en el caso del consumo en ruta, está entre los más económicos del segmento, producto de la caja de sexta básicamente. El depósito de combustible lleva 55 litros de capacidad y el peso en orden de marcha es de 1.359 kilogramos.


Comportamiento dinámico

Una de las grandes, por no decir la más notoria, ventaja de Creta sobre sus rivales es que es el único producto que utiliza una plataforma propia que a su vez nació de la conjunción de materiales del segmento C. Y aunque esto no se pueda percibir viendo a este SUV detenido, sí es notorio cuando lo sacamos a rodar.

Las suspensiones tienden hacia lo blando en comparación con otros rivales de segmento, pero lo hacen con la sensación de ir manejando más un Tucson que un HB20. Hyundai buscó darle un equilibrio justo entre dinámica y confort que logra en gran forma. El Creta se siente muy bien aplomado en todos los ámbitos de uso. En la ciudad es un producto fácil de llevar gracias a la correcta asistencia de la dirección y un despeje que si bien no es de los más generosos, durante la prueba jamás tocó abajo.


La dirección en tanto, con asistencia hidráulica es muy amigable para el uso en el ámbito urbano, presentándose cómoda en las maniobras de estacionamiento y siendo bastante directa cuando tomamos una curva veloz. A su vez, la visibilidad general de esta carrocería es muy buena y prácticamente esta carrocería (casi) no tiene puntos ciegos, ya que los pilares A no son tan gruesos, a diferencia de los C que restan bastante visibilidad hacia atrás.

El impulsor, como ya dije, tiene una respuesta bastante correcta recién a partir de las 2.000 rpm, donde muestra de mejor forma su potencial. Esa agilidad por encima de ese régimen también se corresponde con un relacionamiento de la transmisión de sexta que sabe aprovechar al máximo al mil seiscientos más que al motor en sí. Es un conjunto mecánico que apela al confort más que a la deportividad, así que en ese sentido cumple bien con su cometido.


Esta caja permite trabajar a gusto al 1.6, que si bien trepa en vueltas de forma bastante rápida, es "amansado" por la transmisión una vez alcanzado un ritmo parejo, especialmente al compás de nuestro tránsito, que en el 90% de los casos es a marcha camión. Es así que a 70 km/h el motor trabaja a 1.550 rpm en D6, un régimen bastante sereno que además repercute en un excelente confort acústico, ya que la mecánica casi no se siente en el habitáculo por debajo de las 5.000 rpm.

Al salir a la ruta, la historia se repite y el Creta aprueba con buena nota. El 1.6 juega un papel más que correcto, con una suavidad, refinamiento y aplomo que lo deja entre las mejores motorizaciones del segmento. Cuando la llamamos con el pie derecho a la hora de hacer adelantamientos con el pedal de acelerador a fondo y activando el kick-down de la caja que baja hasta tres marchas, ya permite sobrepasar con seguridad a otros vehículos.


El impulsor puede trabajar en este ámbito un poco más descansado, gracias a una sexta marcha más larga que el resto, y la insonorización del motor incluso a altas velocidades es bastante contenida, además, producto de contar con doble burletería (bastante gruesa por cierto) en todas las puertas. A 110 km/h, el Creta viaja en D6 a 2.550 rpm.

En otro punto que Hyundai realizó un excelente trabajo es en dotar al Creta de una robustez estructural bastante elevada. Es un producto que no se queja ante caminos de tierra o minados de pozos, incluso circulando a velocidades poco recomendables para esas situaciones. Ambos ejes se sienten aptos para bancar los peores maltratos durante varios kilómetros.


Se presenta muy estable ante los vientos laterales y en curvas cerradas inclina la carrocería solo lo justo, evitando los rolidos excesivos. La dirección es apenas un poco más directa y comunicativa que en otros rivales probados pero tampoco es el rack que podemos ver en un Caterham tampoco. Si bien los SUVs tienen esa primera letra por el anglicismo "sport", en realidad muy pocos tienen el pedigree para hacerlo manifiesto.

Al contar con tracción delantera y neumáticos pensados más para el asfalto que la tierra, este Hyundai no está pensado para el uso fuera de caminos asfaltados ni para incursiones lejos de él muy jugadas. De todas formas la gran mayoría de sus usuarios pasará la mayor parte del tiempo entre la ciudad y las carreteras, aunque algunos competidores directos sí cuentan con tracción integral y algunas aptitudes off-road mayores que este surcoreano Mercosur.


Equipamiento

La variante probada corresponde al único nivel disponible para nuestro mercado que tanto en la variante manual como automática se denomina Premium. Ofrece de serie: pack eléctrico (cuatro levantavidrios, espejos, y bloqueo), faros antiniebla delanteros, apertura interna del depósito de combustible, encendido automático de luces, luces diurnas, computadora de a bordo, asiento del conductor regulable en altura, aire acondicionado con salidas de aire para las plazas posteriores, respaldo trasero rebatible 60:40, espejos retrovisores con luz de giro integrada y desempañador, sistema multimedia con pantalla táctil de siete pulgadas blueMedia con AM/FM/USB/Aux-In/Bluetooth, audio streaming, Apple CarPlay y Android Auto, cámara de retroceso, volante multifunción regulable en altura y profundidad, control de velocidad crucero, barras de techo longitudinales, y llantas de aleación diamantadas de 17 pulgadas "Dark Spear" sobre neumáticos en medida 215/60 R17.


Si bien la dotación es muy abundante, quedan algunos elementos que podrían aparecer en un vehículo de casi 34 mil dólares. Por ejemplo: encendido por botón, llave manos libres, sensores de lluvia y estacionamiento, volante en cuero, espejo electrocrómico, climatizador automático, sistema one touch en todas las ventanas (tiene solo para bajar la del conductor), o retrovisores plegables eléctricamente.

Son todos elementos que ofrecen algunos productos incluso de segmentos inferiores. Más allá de esto, tiene todo lo necesario que podría tener un SUV compacto y en la foto general del segmento, sale bien parado e incluso si lo comparamos con el Creta que venía desde India, la dotación creció de forma sustancial.


Seguridad

Respecto a la seguridad el Creta recibió con el cambio de origen una actualización de equipamientos que lo dejó bastante mejor parado frente a sus rivales, ya que hizo democracia con el control de tracción y estabilidad en todas sus versiones, mientras que antes ni siquiera se ofrecía en los niveles más equipados. Es una prueba de que no siempre los importados son mejores que los Mercosur. también hay excepciones a la regla.

Tal es así que ahora todos los Creta llevan de serie: seis airbags, frenos ABS+EBD, anclajes ISOFIX y TopTheter para sillas infantiles, control de estabilidad (VSM), control de tracción (TCS), señalización de frenado de emergencia (ESS), asistente de arranque en pendientes (HAC), cinco cinturones inerciales de tres puntas, cinco apoyacabezas, monitoreo de presión de neumáticos (TPMS) y alarma.


Ya que mencioné al pasar a los frenos, el Creta lleva discos ventilados en el eje delantero, pero tambores atrás, algo que las versiones de India suplían con discos sólidos. Más allá de esta pérdida, su comportamiento es correcto, deteniendo siempre al vehículo en línea recta y manifestando poca fatiga ante reiteradas frenadas de emergencia, señalizadas además con el encendido de las balizas. El ABS interviene de forma prematura y el pedal es algo largo en su recorrido, pero nada que comprometa la performance del frenado.

El control de tracción y estabilidad (o VSM como le dice Hyundai) puede desactivarse en dos etapas, primero solo con el de tracción, y manteniendo apretada la tecla un poco más (3 segundos para ser preciso), apaga ambos. Aunque nunca lo hace del todo, porque sigue actuando (como debe ser) y con bastante violencia cuando queremos superar los límites de la física. Por encima de los 20 km/h se vuelven a activar de forma automática los dos sistemas, así como cuando apagamos y volvemos a encender el motor.


Precio, garantía y competidores

La gama del Creta se reduce de un total de dos versiones repartidas dos transmisiones y un solo nivel de equipo con precios que van entre los U$S 31.990 del nivel 1.6 Premium M/T y los U$S 33.990 del 1.6 Premium A/T evaluado. Si bien no está mal equipado en términos de seguridad o confort frente a los rivales, sería interesante que la gama tuviera más opciones tanto por encima como por debajo.

La garantía es ejemplar en Hyundai, ya que desde el año pasado, salvando el caso del HB20 (que ofrece 5 años o 100.000 km), es de 5 años sin límite de kilometraje en toda la gama y Creta también queda bajo ese paraguas. Es un ejemplo que muchas marcas deberían imitar en lugar de seguir quedándose con el clásico 2 años o 50.000 km.


Al haber evaluado solo a la versión automática, la palestra de rivales se ve bastante reducida, ya que no todos los competidores del Creta cuentan con esta posibilidad dentro de su gama, valiéndose solo de una transmisión manual. Por ejemplo, el Renault Duster (ver lanzamiento) es uno de esos casos.

Entre los SUVs chicos con caja automática que compitan con este Hyundai encontramos a: Ford EcoSport SE 2.0 2WD PowerShift (U$S 26.990), Ford EcoSport 2.0 Titanium 2WD PowerShift (U$S 29.990), Haval H2 Elite 1.5 T A/T (U$S 29.990), Honda HR-V 1.8 i-VTEC LX CVT 2WD (U$S 34.900), Honda HR-V 1.8 i-VTEC EX CVT 2WD (U$S 37.900), Jeep Renegade Sport 1.8 AT6 (U$S 34.500), Jeep Renegade Sport Plus 1.8 AT6 (U$S 37.990), Nissan Kicks 1.6 Advance CVT (U$S 29.490), Nissan Kicks 1.6 Exclusive CVT (U$S 32.490), Peugeot 2008 1.6 VTi Féline BVA (U$S 27.990), Suzuki Vitara 1.6 GL Plus A/T 2WD (U$S 33.990) y Suzuki Vitara 1.6 GLX A/T 2WD (U$S 36.990).


Conclusión

Desde el momento que regresé del Salón de San Pablo de 2016, en donde se había presentado el Creta Mercosur, me cansé de repetirle a la gente de Hyundai Uruguay que hiciera lo posible para poder cambiar el origen de ese SUV para nuestro mercado. El modelo fabricado en Brasil ganó en diseño, relación precio/producto, seguridad y calidad de materiales y terminaciones.

De ser un jugador del fondo, el Creta ahora con el cambio de origen se posiciona como una de las opciones más lógicas y racionales de esta parte del mercado junto a los Nissan Kicks y Suzuki Vitara, pero con el nivel de refinamiento de Jeep Renegade o Honda HR-V, que son más caros. Pero con un gran diferencial frente a ellos así como también al resto de los competidores. Hyundai está vendiendo un SUV chico con la base de uno de uno de un segmento más arriba. Y eso se nota.


Ese verso que a los vendedores de autos les encanta decir, de es un "mini-Tucson" se hace carne en el momento que uno sale a manejar al Creta un par de horas. Se lo siente mejor plantado en términos dinámicos que muchos rivales y además le entrega una cuota de refinamiento que cada vez más se está perdiendo en este segmento en pos de hacer hatchbacks chicos con zancos.

Hyundai está apostando a algo un poco más serio con este modelo. Más que un SUV chico, está ofreciendo a un SUV compacto al que le achicaron la vestimenta. Y no es una crítica, sino un elogio. La cantidad de semejanzas que se pueden apreciar con su hermano mayor son tantas que a menos que se precise de forma imperiosa un motor más potente o más espacio, de veras que no se justificaría ir por un Tucson de los más accesibles.


Como nos habrá pasado a muchos cuando éramos pequeños, jugamos con ponernos los zapatos de nuestros adultos para sentirnos más grandes. Hoy en el universo de los autos y en especial dentro de la gama de SUVs de Hyundai, podemos ver que ese acto tan sencillo también se replica entre los modelos de una marca.

Así como el Creta usa la base de la anterior generación del Tucson para sentirse más grande, en la práctica lo termina siendo frente a sus pares. Pero así como cuando todavía no alcanzábamos los pedales y teníamos grandes sueños por detrás, creo que este modelo tiene muchas ambiciones ocultas mucho más allá de figurar solo como el "hermano menor" del Tucson. Solo falta que cada uno las vaya a descubrir.



A favor
  • Capacidad de baúl
  • Comportamiento dinámico
  • Confort de marcha
  • Consumos en ruta
  • Diseño
  • Equipamientos de confort y seguridad
  • Garantía
  • Habitabilidad general
  • Transmisión de seis relaciones

    En contra
    • Capacidades off-road limitadas
    • Opción mecánica reducida a una variante
    • Visibilidad ¾ trasera reducida




    FICHA TÉCNICA

    MOTORIZACIÓN
    Cilindrada (cc) 1.591
    Número de cilindros: 4
    Número de válvulas: 16
    Relación de compresión: 11,1:1
    Diámetro x carrera (mm): 77,0 x 85,40
    Inyección: indirecta multipunto secuencial con distribución variable VTVT
    Potencia máxima (cv/rpm) 123/6.400
    Torque máximo (Nm/rpm) 156/4.500
    TRANSMISIÓN
    Caja de velocidades automática secuencial con seis velocidades
    Tracción delantera
    DIRECCIÓN
    De piñón y cremallera con asistencia eléctrica variable (MPDS)
    FRENOS
    Delanteros: de discos ventilados
    Traseros: de tambores
    EJES - SUSPENSIÓN
    Delantera: independiente tipo McPherson
    Trasera: de eje rígido tipo CTBA (Coupled Torsion Beam Axle)
    NEUMÁTICOS
    Dimensiones: 215/60 R17
    Rueda auxiliar: 215/60 R17
    PRESTACIONES
    Velocidad máxima (km/h) 172
    Aceleración 0/100 km/h (s) 12,0
    Consumo (l/100km) Urbano: N/D - Carretera: N/D - Mixto: N/D
    DIMENSIONES / PESO
    Capacidad del baúl (l) 431/1.425
    Peso en vacío (kg) N/D
    Peso en orden de marcha (kg) 1.359
    Largo total (mm) 4.270
    Ancho total (mm) 1.780
    Alto total (mm) 1.635
    Distancia entre ejes (mm) 2.590
    Capacidad del tanque de combustible (l) 55
    Despeje al suelo (mm): 190
    Capacidades off-road (º): Ángulo de ataque: 21 - Ángulo ventral: N/D - Ángulo de salida: 28

    Galería: Hyundai Creta 1.6 Premium A/T | Créditos: Autoblog y Diego Olivera (oliverafotografo.com.uy).    

    EQUIPAMIENTO

    EXTERIOR
    Barras de techo longitudinales
    Faros antinieblas delanteros
    Llantas de aleación diamantadas de 17 pulgadas
    Luces diurnas
    SEGURIDAD
    Alarma
    Airbags frontales, laterales delanteros y de cortinas
    Anclajes ISOFIX y TopTether para sillas infantiles
    Apoyacabezas delanteros y traseros (5)
    Asistente de arranque en pendientes (HAC)
    Cinturones de seguridad inerciales de tres puntos (5)
    Control de estabilidad y tracción (VSM)
    Control de tracción (TCS)
    Distribución electrónica del frenado (EBD)
    Frenos ABS
    Monitoreo de presión de neumáticos (TPMS)
    Señalización de frenado de emergencia (ESS)
    CONFORT
    Apertura interna del depósito de combustible
    Asiento del conductor con regulación en altura
    Cámara de retroceso
    Cierre centralizado con mando a distancia
    Aire acondicionado manual con salidas de aire posteriores
    Control de velocidad crucero
    Computadora de a bordo
    Dirección asistida eléctricamente
    Encendido automático de luces
    Espejos retrovisores eléctricos con luz de giro integrada y desempañador
    Levantavidrios eléctricos delanteros y traseros con sistema one touch solo para conductor
    Respaldo trasero rebatible 60:40
    Sistema multimedia con pantalla táctil de siete pulgadas blueMedia con AM/FM/USB/Aux-In/Bluetooth, audio streaming, Apple CarPlay y Android Auto
    Tapizados en tela
    Volante multifunción en regulable en altura y profundidad

    PRECIO Y GARANTÍA:

    U$S 33.990. Garantía: 5 años sin límite de kilometraje

    COMERCIALIZA:

    Hyundai Fidocar S.A. Florida 1234. Tel. 29031234. Web: www.hyundai.com.uy